jueves, 26 de marzo de 2009

Un texto que escribí largo tiempo atrás, justo, sobre las sombras

Momentos Asombrados se llama; tiene que ver con este sentimiento de sombra ¿alguna vez no sentiste que sos una sombra?


No es hora, no es tiempo, es solo momento
de salir de las sombras, o de surgir...
Hacia el ser que queremos ser
Desprendiéndonos de nuestros reflejos... que no parecen
Ser...
Es solo momento para que nuestra figura no refleje sombras,
puesto que son
- a veces-
una prolongación de irrealidades.

Es el presente del momento,
de las sombras empalidecer

Andrea.

2 comentarios:

Juan Pablo dijo...

Me quedo con lo de "una prolongación de irrealidades"... casi como los sueños, esos que vemos opacos como por vidrios sucios. Pero alguna vez leí: "Si el preso sueña con la libertad, despiértalo, solo así sabrá que está preso y quizás despierto pueda luchar por su libertad."... con la sombra parece ser lo mismo... vive siempre y cuando la luz sea tenue y le permita existir, entonces prendamos la luz y hagamos de la sombra una persona...

Muy buen texto, te felicito.

Aparentemente negro dijo...

Hagamos de la sombra una persona...
hagamos de la libertad una condición necesaria y manifiesta
&
hagamos de nosotros los seres más lumínicos que podamos...

Gracias Juan!